Creo que lo que sucede es que a medida que avancemos más y más, los hombres tendrán que enfrentar lo que realmente está en la raíz del problema contra el que están luchando. Una madre narcisista es alguien que no es capaz de empatizar con sus hijos, por lo que para ella sus hijos son como las cosas que posee: de su propiedad.

Una de las primeras etapas específicas de la relación entre el niño varón y la madre narcisista es su comportamiento con todas las personas que tienen una relación con su hijo.

La madre narcisista abierta es agresiva, destructiva e intolerante. Para ella, todos los demás son imbéciles, todos los demás son estúpidos, especialmente si son mujeres. Por lo tanto, es un poco más fácil en este caso darse cuenta que esta persona es narcisista, pero tú quizás tuviste una madre narcisista que no era tan fácil de identificar.

Una madre narcisista encubierta puede comportarse como si realmente se preocupara por su hijo y es posible que no puedas ver o comprender que en realidad está fomentando una dependencia.

En ambas situaciones —abierta y encubierta— las madres narcisistas utilizan a sus hijos como fuente de suministro.

Para ellas se trata de una inversión; existe un deseo inconsciente de consumir al hijo y crear una dependencia que le garantice por siempre una fuente de suministro. El hijo nunca tiene la capacidad de salir y convertirse en un individuo independiente de su madre.

El trabajo de una madre narcisista consiste en hacerle creer a su hijo que es el número uno, para asegurarse de que este joven nunca salga y la deje. Por lo que, considerarán a otras mujeres como una amenaza; a sus amigos también como una amenaza, y encontrará siempre algún defecto en cada una de las personas que su hijo traiga a la casa. También tendrá problemas con las madres de sus amigos o los padres de sus amigos e incluso con cada maestro que este encontrará.

Otro gran problema es la relación con su esposo, el padre de su hijo. A menudo, una madre narcisista se casa con un hombre codependiente. Al que pone frente a los niños para poder burlarse sexualmente de él. Muchos hombres han sido testigos de cómo sus madres narcisistas maltrataban a sus padres delante de ellos, ¡tal vez no delante de los vecinos u otros miembros de la familia sino a puertas cerradas!

Este es el tipo de caos que ocurre cuando tienes una madre narcisista y un padre que es codependiente y ha sido desacreditado y constantemente derrotado.

Si eres el hijo de una pareja como esta, probablemente no tengas idea de cómo enfrentarte a este tipo de personalidad. Estás siendo abandonado emocionalmente por este hombre, que acaba de quedarse sin fuerzas. Que se va a trabajar, llega a casa para ser criticado y tiene que dormir en el sofá.

Nada de lo que hará será suficientemente bueno. Siempre hará algo de lo que quejarse, por lo que este hombre, que debería enseñarte a defenderte y no ser abusado, te abandonará.

Del otro lado de la moneda, este hombre al que tu madre está menospreciando es tu padre y no te das cuenta de que con todo esto lo que está haciendo realmente es condicionarte para que tengas miedo, y seas como él.

Del otro lado de la moneda, este hombre al que tu madre está menospreciando es tu padre y no te das cuenta de que con todo esto lo que está haciendo realmente es condicionarte para que tengas miedo, y seas como él.

Ella está tratando de asegurarse de que seas dependiente de ella y comprometido con ella y de que te sientas decepcionado. Está tratando de encontrar una manera de asegurarse de que no le hagas lo que tu padre le ha hecho, o sea abandonarla, porque así es como lo percibe ella.

Mamá necesita creer que es el centro de atención de la vida de su hijo. Por lo tanto, el hijo de una madre narcisista vivirá aterrorizado y en un constante estado de supervivencia. Otro problema es la pérdida del yo y esto afecta el desarrollo emocional.

Al joven no se le permite sentirse lo suficientemente libre como para explorar su entorno sin miedo, por lo que el hijo de una madre narcisista será muy inseguro, y está inseguridad persistirá en la adolescencia sobre todo cuando este joven querrá traer una cita a casa.

La madre tendrá siempre un problema con la fecha y, de hecho, la manipulará, creando muchos contratiempos. El hijo recibirá el mensaje de que la madre no está contenta con el hecho de que él haya traído a la novia a casa. Declaraciones como: «Esa chica solo te quiere por tu dinero», «Esa chica va a salir contigo y quedará embarazada» o «Vas a tener que mantenerla a ella y a un niño por el resto de tu vida», te acompañaran. Podrías tener solo 12 años y aun así recibirás toda la basura que tu madre te trasmite con ese tipo de mensajes.

También sucederá que la madre narcisista siempre se enfermará en el momento en que su hijo quiera salir a jugar béisbol o cuando le dirá que tiene novia. Mami se enfermará y el niño tendrá que abandonar todo y demostrarle a su madre que ella es el número uno en su vida y esto se repetirá una y otra vez.

Existe mucho miedo de decepcionar a mamá. Te sientes obligado a dar prioridad a sus necesidades por sobre todo y mientras te estás enfocando en tratar de complacer a mamá, te estás perdiendo. Cuando esto se convertirá en un problema para ti, no tendrás la capacidad de resolverlo, porque tendrás muy baja autoestima y carecerás de identidad propia.

Llegados a este punto, cuando estarás cerca de otras personas te sentirás inseguro y muy ansioso, y aunque te cueste creerlo no es culpa tuya.

Crecerás, te casarás y tendrás hijos, y tu madre narcisista será siempre un problema porque querrá asegurarse de que entiendas que ella es tu prioridad y querrá que lo sepan también las mujeres que tengas e incluso tus hijos.

Una madre narcisista considerará a tus mujeres como competencia. Tu esposa se sentirá como si viviese con una amante dentro de su propia casa y, aunque no estés durmiendo con tu madre, esta sensación será parte integrante de tu vida.

Tendrás muchos problemas si no eres consciente de que tienes una mamá narcisista que está tratando de controlarte, que quiere ser la protagonista principal y que realmente no le importa el caos que está creando en tu vida.

Si no eres consciente de esto, es posible que estés confundido y alejes a tu esposa a causa de todos estos conflictos y todo porque has sido programado desde que eras un niño a preocuparte por mamá.

También es probable que tengas muchísimo miedo de terminar con tu esposa, que es lo que tu madre quiere que hagas. Cuando eso sucede, ella ha ganado el control sobre un miedo muy primitivo, que es el miedo a ser abandonado por la persona que te creó. Algo que puede ser comparado con la muerte para un recién nacido.

Es posible que no te des cuenta de que tu madre es una intrusa, que habla mal de tu esposa, que no siente compasión o empatía ni por ti, ni por tu esposa.

Es probable que no te des cuenta de que mamá habla mal de todos. Es posible que no notes que tu mamá tiene dificultades para hacer y mantener amigos. Es probable que no te des cuenta de que tu madre tiene que demostrar que es superior a todos, que puede tener un problema con la bebida, un problema con las compras, un problema con el juego o que puede que tenga alguna adicción subyacente de la que no eres consciente.

Y debido a que ella te ha preparado para que tengas miedo de poder establecer un límite, tú, como hijo de una madre narcisista, puede que tengas problemas matrimoniales o problemas para relacionarte con las mujeres que sienten este problema causado por tu madre.

Este tira y encoge en la mente de los hijos de madres narcisistas podría tener consecuencias graves. Ellos aman a sus madres que los han condicionado para que sientan muchísimo miedo, asegurándose así de que nunca se alejen. Además, estos hijos tendrán que luchar contra la adicción o la baja autoestima, o con situaciones en las que sentirán como si estuviesen poseídos por extraterrestres.

Si eres hijo de una madre narcisista, es posible que sufras de una tremenda disonancia cognitiva. Podrías amarla y odiarla al mismo tiempo. Es posible que sientas una furia tremenda contra las mujeres por todo el enojo que has acumulado contra tu madre, pero es muy probable que tú no lo veas así de claro, y no entiendas de dónde viene esta ira que es válida. Esto no significa que abusarás de las mujeres o que culparás a tu novia, a tu hija o a la cajera que trabaja en la tienda de la esquina.

Significa que, como hijo de una madre narcisista, reconoces que has sido maltratado, significa que no se te ha permitido crecer, desarrollarte y entrar en sintonía con lo que es correcto. No se te ha permitido ser tú mismo. Han jugado con tus emociones.

Has sido manipulado y han jugado contigo como programado en la agenda de esta mujer y la ira y la rabia que sientes son válidas y por eso es importante resolver este problema.

Acude a psicoterapia; es importante resolver esto con alguien que lo haga bien. Es muy importante que si vas a terapia encuentres a alguien que se haya especializado en narcisismo, esto es recomendable sobre todo cuando se trate del hijo de un narcisista. Esta persona debería ser capaz de permitirte expresar tu ira y rabia, para que te puedas liberar. Resolver este problema te permitirá ser más lógico y racional acerca de tus sentimientos, y, por lo tanto, poder tomar decisiones con respecto a tu futuro.

No es tu culpa si has experimentado una codependencia. Muchos hombres que tienen madres narcisistas son codependientes. Tienden a ser el tipo de hombres que las mujeres pisotean, que tienen miedo de hacerlas enojar, y que atraen a aquellas que mienten y se aprovechan de ellos.

Existe una segunda opinión sobre todo esto que dice que: algunos de estos hombres terminan asumiendo altos rasgos narcisistas ellos mismos. Existen algunas situaciones en las que mamá ha puesto a su hijo en un pedestal y parecerá muy dulce y muy tierna y muy cariñosa y todo eso, pero en realidad lo que está ocurriendo es casi un incesto emocional y este tipo de madre no es tan abierta como otras madres narcisistas. Asumirá una postura pasivo-agresiva en sus comentarios sobre las mujeres. Ella se comporta de manera pasivo-agresiva porque le preocupa quedarse sola, pero el mensaje que recibirás será: «No me dejes nunca, tengo que ser tu prioridad». También podría decirte cosas como: «Esa chica no es lo suficientemente buena para ti» o «Ella debería tratarte mejor.»

Entonces, lo que sucede podría ser algo así como un equipo madre-hijo y si no eres consciente del enredo en el que estas metido, de cuan dependiente eres de la aprobación de tu madre y de tu necesidad de validación y de la forma en que tu madre está manipulando la situación, te conviene asegúrate de que ella sea la diosa de tu vida para siempre.

Si no eres consciente de lo que está sucediendo, si no sabes que estas en medio de una relación disfuncional y no has cortado el cordón umbilical, cuando atraigas a una mujer a tu vida habrá una competencia en la que se enfrentarán tú y tu madre contra esa mujer.

Si eres el hijo de una madre narcisista, existen muchas maneras en que todo esto se puede manifestar. Si tienes una madre narcisista abierta, puede que haya sido más fácil para ti ver todo esto y reconocer que fue tu madre quien te puso en contra de todas las mujeres que trajiste a la casa y quien habló mal de todos: de cada hombre, de cada mujer, de cada niño que te rodeaba.

Ella simplemente te infundió la idea de que el mundo es un lugar aterrador porque quiere que tú seas el número uno en su vida y asegurarse de que siempre seas esa fuente de suministro narcisista que ella necesita.

Una madre sana sabe que es su trabajo preparar a su hijo para cuando ella ya no esté aquí en la tierra. A las madres narcisistas por el contrario no les importa, se sienten con derecho a explotarte emocionalmente, te harán sentir culpable y te harán sentir como si tú no estuvieses tomando las decisiones correctas, te harán sentir mucha vergüenza de ti mismo.

Te resultará difícil tomar decisiones sin tu madre, porque, de adolescente, ella te golpeaba e insinuaba que no hacías nada bien. Así se comporta la madre narcisista abierta que es más fácil de identificar. Cada vez que intentarás hacer cosas por tu cuenta, ella encontrará formas de manipularte, encontrará formas de insinuar que es una idea estúpida, y encontrará formas de cortarte las alas.

A medida que creces y atraes a las mujeres, probablemente encuentres algo malo en cada una de ellas. Si te casas, tu madre será una fuente constante de dolor para ti y tu esposa, ya que se enojará con tus hijos, con tu esposa e incluso hasta contigo.

Cuando le dirás que sucedió algo maravilloso, ella encontrará una manera de menospreciarlo. Su programa consiste en hacer que te preocupes por ella, así que, si le das algún indicio de que está siendo reemplazada, estarás en problemas. Si eres hijo de una madre narcisista es importante para ella que te sientas muy confundido y que sientas ira y rabia sin que seas consciente de estos sentimientos.

Hay hijos adultos de madres narcisistas que se convierten en personas complacientes y felpudos para las mujeres, que atraerán a mujeres que abusarán de ellos, porque no sabrán cómo establecer límites. Será solo una repetición del mismo esquema, es como si se casaran con sus madres.

Existe otro tipo de hombres, aquellos que adoptan rasgos narcisistas, por lo que se sienten en conflicto con sus madres. Como se sentían controlados por sus madres, deciden que ninguna otra mujer los volverá a controlar, ninguna novia o esposa los va a controlar y todo porque saben muy poco de cómo se sienten acerca de sus madres. Incluso podrían hasta odiar a sus madres.

Es posible que aún quieran una relación con una mujer y una relación sexual, pero podrían tener conflictos porque su madre era una tirana. Hay muchas maneras en que esta programación puede manifestarse en tu vida, por lo que es importante que comprendamos lo que sucedió en nuestra infancia, porque nos afectará como adultos.

Debes comprender que fue lo que te sucedió y las terribles consecuencias que ha tenido ser el hijo de una madre narcisista.

Te han dicho que la vida da miedo y cuando se trata de matrimonio siempre existe la posibilidad de que te divorcies y siempre existe la posibilidad de que seas abandonado por una mujer.

Siempre existe la posibilidad de que seas abandonado. Ese es un sentimiento del que realmente necesitas curarte, especialmente si tienes una madre narcisista porque ese miedo podría hacer que te cierres emocionalmente y no estés disponibles. Esto podría convertirte en alguien muy narcisista y todo por miedo a ser abandonado.

Es muy importante que todos reconozcamos cómo tener padres narcisistas nos afecta como adultos y que tenemos que sanar la herida abierta dentro de nuestros corazones, esa herida que ha sido creada por esta madre narcisista.

Necesitamos ser vulnerables, pero tenemos miedo; tenemos miedo de ser devorados y de que nos enreden. Necesitamos confiar en las personas, pero desconfiamos de todos. Necesitamos ser amados, pero no nos amamos a nosotros mismos.

Esto es lo que sucede cuando somos adultos, pero si eres hijo de una madre narcisista, recibiste ayuda. Lo más importante que puedes hacer es investigar y comprender las consecuencias de lo que te ha sucedido.
Comprender que si has tenido un padre que ha sido golpeado por una madre narcisista y no has visto a un hombre establecer límites, como resultado no sabrás cómo establecer límites con una mujer o con otras personas y no es tu culpa.

No es tu culpa si tienes una madre que te pone en un pedestal, pero ahora estás empezando a darte cuenta de que ella te creó una dependencia para que nunca la abandones y para que nadie, ni siquiera otra mujer pueda remplazarla.

Cuando empiezas a darte cuenta de esto, puedes comenzar a sentir enojo, y es normal porque te robaron tu infancia. Te robaron tu inocencia y la capacidad de sentirte vulnerable.

Entonces, tu enojo es válido, pero esto no significa que vayas a patear al perro o que te desquites con mujeres inocentes. Significa que tienes que ponerte manos a la obra. Significa que debes empezar a resolver estos problemas con la ayuda de un gran psicoterapeuta.

Es posible que debas hablar con especialistas y psicoterapeutas expertos en el área de abuso narcisista y trauma infantil y con aquellos que sientas que pueden sintonizar contigo. Realmente debes pensar en todo esto antes de comenzar con la terapia.

Es muy importante que, si vas a buscar a un psicoterapeuta, busques a uno que sientas que tiene la capacidad de estar en sintonía contigo porque lo que te sucedió ha hecho que tus sentimientos hayan sido completamente invalidados y marginados.

Tienes un gran conflicto dentro de ti. Como hombre, necesitas sentirte bien. Necesitas expresar lo que realmente sientes, lo que sientes por tu madre en un lugar seguro sin que seas juzgado.

Tus amigos podrían decirte que no deberías sentirte así por tu madre, o podrías tener un terapeuta que diga que deberías incluso perdonarla. Con el terapeuta adecuado en cambio, puedes aprender a establecer límites con otras personas y comprender que tú vales, ya sea que estés con alguien o no, que tienes tu identidad, que tienes derecho a divertirte, derecho a entrar en sintonía con tus dones innatos y sobre todo derecho a ser feliz.

Solo entonces, habrá esperanza de que tú, hijo de una madre narcisista, te sientas escuchado. No es tu culpa; fuiste criado por una madre narcisista y la buena noticia es que puedes sanar. La buena noticia es que puedes reclamar tu derecho a vivir una vida sana y feliz.

Puedes aprender a amarte a ti mismo y tener relaciones más saludables con otras mujeres; puedes atraer a otro tipo de mujeres. Debes saber que hay esperanza para ti.

-Extracto del Libro: «Madres Narcisistas» de Caroline Foster

Compartir

0 0 Votar
Article Rating
Suscríbete
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea.
Ver todos los comentarios.
Compartir
error: YO SOY DIOSA © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
0
Me encantaría leer tú opinión, por favor comenta.x
()
x