Es importante comprender que, incluso si cortas todo contacto, podrás continuar sintiéndote atormentado mental y emocionalmente.

Necesitas saber que no estás solo. Muchos de nosotros pasamos por una situación muy similar. Existen casos en los que el sentimiento de culpa es tan aplastante que parece que podría sofocar tu corazón literalmente. Hay otros en donde el contacto mínimo puede funcionar. A veces, llamamos a eso «contacto mitigado», lo que significa que eres muy cauteloso sobre los tipos de contacto que tienes con tu madre narcisista y eres muy cauteloso sobre lo que estás compartiendo, lo que estás permitiendo y lo que no eres, sabes cuándo establecer los límites.

Este tipo de situaciones serán lecciones importantes y debido a que ella siempre empujará para tratar de derribar esos límites, esta es en última instancia una decisión que solo tú puede tomar. No puedo decirte lo que es correcto para ti.

Tratar con un padre narcisista puede ser muy estresante para tu salud física y también para tu salud psicológica.

Cuando tu cuerpo comienza a asumir el estrés que está en tu mente, a veces lo más fácil de hacer, en la situación ideal, es simplemente cortar por completo el contacto.

Pero puede que existan situaciones en las que no puedes cortar completamente el contacto con tu madre abusiva. En casos como este debes dominar tus límites para que puedas externalizar ese abuso en lugar de internalizarlo, lo que te permitirá dirigir y controlar tu vida.

Debes aprender a no tomarte personalmente los comentarios negativos. Establecer límites mentales puede ayudarte a eliminar estos aspectos negativos mientras trabajas en tu respuesta. También es importante reconocer que esta persona seguirá jugando contigo y moviendo tus hilos. Por lo tanto, depende de nosotros hacer el trabajo y deshacernos de esos hilos. Esto no significa que tengamos que mantener a esas personas en nuestra vida solo para demostrar que hemos asumido el control. Simplemente significa que quieres hacer esto por tu propia sanación.

Si no trabajas con tu madre y cortas el contacto con ella, alguien más aparecerá en tu vida con los mismos patrones y moverán esos mismos hilos porque inevitablemente tienes que aprender a lidiar con esto. Sabes que cada uno de nosotros que está de pie tuvo la valentía de enfrentarse a una situación parecida. Estas son cosas realmente difíciles de enfrentar porque estamos hablando de toda una familia que ha estado excusando y permitiendo ese abuso por generaciones.

No está bien que tus padres hayan hecho esto, pero ellos también son víctimas. Ser abusado nunca es una excusa para abusar de otra persona. Ahora eres un adulto y no puedes seguir culpando a las generaciones precedentes. Es importante reconocer cuándo existe una situación de abuso y no tolerarlo cuando se vea.

Pero también es importante empoderarnos y reconocer que este es un patrón transgeneracional y que la única forma de detenerlo es que lo hagamos nosotros mismos.

En el futuro, se podría necesitar mucho perdón. Pero no puedes obligarte a perdonar a alguien; perdonarás solo cuando estés listo. A veces, nos confundimos con el perdón y el abuso y creemos que perdonar significa aceptar que lo que nos hicieron estuvo bien, pero no es así.

Perdonar no es decir que estuvo bien. Perdonar no es tolerar ese comportamiento. A veces, tenemos miedo de que perdonar, signifique que tenemos que mantener a esa persona en nuestras vidas. Y no significa eso tampoco. No tienes que mantener a esa persona en tu vida. Puedes perdonarla sin tener que hablar con ella. Esa persona podría estar muerta, y puedes perdonarla porque se trata de ti.

El perdón se trata de ti y no de esa persona. No se trata de hacer algo bueno por ella. El perdón es para tu beneficio para que puedas liberarte y dejar atrás esos pesados sentimientos de resentimiento, arrepentimiento, amargura y odio.

Puede que haya personas que puedan perdonar mucho antes y también puede que esto sea parte de su entrenamiento contra el abuso. Se les podría haber enseñado a perdonar y a seguir aceptando a esa persona en su vida, a seguir permitiendo que esta persona los lastime y luego perdonarla nuevamente. Es posible que te hayan enseñado este patrón. Pero tienes que reconocer que este es un patrón de perdón disfuncional.

Perdonar no significa seguir poniendo la otra mejilla o permitir que la otra persona te siga maltratando. Tu perdón significa libertad, liberarte de esos sentimientos tan pesados. Es como devolverle a esa persona todos esos sentimientos pesados que te ha transferido a través de la proyección y del abuso, lo que hizo que asumieses esos sentimientos tan pesados.

El perdón será tu salvación, lo que te liberará de esas cosas. La presencia física de tu madre no debería tener nada que ver con cómo te sientes. Si interrumpes el contacto mientras ella está viva, no serás continuamente traumatizado y provocado cada vez que continúe el abuso.

Incluso después de su muerte, seguirás teniendo esos sentimientos de encarcelamiento dentro de ti hasta que te liberes y recuerdes que los barrotes de la prisión no son reales.

Son holográficos, pero parecerán muy reales, por lo que te sentirás enjaulado, impotente y desesperado como si no pudieras salir y luego esa impotencia aprendida no te dejará ni siquiera intentar liberarte, así que solo te sentarás en una esquina y simplemente lo seguirás aceptando.

Pero un día sucederá algo, que te hará levantarte y sentirás esta nueva sensación de valentía y simplemente correrás y te darás cuenta de que acabas de cruzar esos barrotes que ni siquiera eran reales. Eran barrotes solo imaginarios, una imagen, una jaula que realmente no existía. Es tu responsabilidad ponerte de pie y salir de esa prisión cuando estés cansado de estar allí.

-Extracto del Libro: «Madres Narcisistas» de Caroline Foster

Compartir

0 0 Votar
Article Rating
Suscríbete
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea.
Ver todos los comentarios.
Compartir
error: YO SOY DIOSA © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
0
Me encantaría leer tú opinión, por favor comenta.x
()
x