El niño perdido a menudo calla. Este niño se encuentra entre la espada y la pared, no causa muchos problemas, le va bastante bien en la escuela e incluso puede que tenga algo de artista.

Muchas veces el niño perdido es tan tranquilo que los padres a menudo suelen decir: «Oh, ese niño es una bendición; nunca causa ningún problema». Mientras todo sea así no habrá gran dilema, pero cuando estos niños se meten en líos, es grave.

El niño perdido es el niño cuyas necesidades no serán satisfechas a ningún nivel. Es como si fueran invisibles y no recibirán ni la culpa ni los elogios de la madre narcisista. Este es el niño que aparentemente no existe en la familia. Las necesidades básicas de este niño serán ignoradas por completo. Esencialmente, este niño está solo y le resultará muy difícil dejar entrar a alguien en su mundo privado.

No existen conexiones naturales o fáciles entre estos niños y otras personas porque estos se sienten muy solos y aislados. Se deprimen, pero también son muy independientes.

Como nunca se sintieron valiosos cuando eran niños, no se sienten valiosos ni siquiera de adultos. A medida que se convierten en adolescentes, se sienten antipáticos y no dignos de confianza. Ni siquiera piensan que valga la pena escuchar sus ideas. Desafortunadamente, estos niños caen en el abuso de sustancias, drogas, alcohol, adicción al sexo, trastornos alimenticios, juegos de azar y otros tipos de comportamientos adictivos.

Tienes que entender que los roles que la madre narcisista asigna a estos niños: la oveja negra, el niño dorado y el niño perdido no tienen nada que ver con beneficiar al niño; se trata de autoservicio. Se trata de lo que los padres narcisistas quieren y necesitan de su familia.

Como los niños perdidos no están acostumbrados a recibir ningún tipo de atención, no la esperan y no la buscan. Por lo general, estos no son los niños que más tarde se convierten en narcisistas, porque la autosuficiencia que desarrollan como resultado de haber vivido en un hogar tóxico, a veces les hace crear ideas retorcidas de lo que es la vida.

Cuando salen de casa, muchas veces la familia olvida incluso que se han ido. En la escuela, estos podrían ser el niño en el fondo de la clase con el que nadie habla o en el que nadie piensa.

No se unen a clubes o grupos. Estos son los niños que están en la parte de atrás fumando. Si se involucran con otros, se involucran con niños como ellos, marginados.

Esto es peligroso y es parte de la razón por la que a veces se ponen del lado equivocado de la ley a medida que envejecen.

Luego están aquellos que optan por encerrarse en los estudios, obtener buenas calificaciones, ir a la mejor universidad, hacer todas las cosas correctas, y ni aun así serán notados. Estos son los que están motivados por la necesidad de recibir la aprobación que nunca obtuvieron y nunca obtendrán de sus padres.

Si conoces a un niño perdido que da la idea de estar fuera del mundo, él o ella probablemente parecerá realmente tímido e introvertido, pero en realidad el niño perdido no solo es tranquilo, sino que es incapaz de conectar con otras personas. Los niños perdidos mostrarán este aislamiento a lo largo de sus vidas, incluso cuando se convertirán en adultos y tendrán relaciones, lo cual es muy triste para ellos. Además, son de voz suave y es muy probable que lean libros o vean televisión o jueguen videojuegos o hagan cualquier cosa que les evite entrar en conflictos.

Y por esta misma razón, a menudo no quieren tratar con otras personas. Por lo general pueden ser artistas y músicos y, a menudo, son personas genuinamente talentosas, que como no quieren ser heridos, tratan de evitar siempre involucrarse demasiado con otros.

Y si llegan a confiar en alguien lo suficiente como para entablar una relación, necesitarán de esta persona de la cual serán realmente dependientes.

Si los niños perdidos realmente no comprenden con qué están lidiando, si nunca se curan, si nunca pasan por el proceso de curación que necesitan, corren un gran peligro de convertirse en adictos.

Pero la parte más triste de toda esta historia es que el ciclo continúa, por lo que a menudo se convierten en el padre ausente o en el padre que no puede conectarse emocionalmente con sus hijos, lo cual es realmente terrible.

La obesidad puede ser uno de los problemas que afecten al niño perdido, así como la anorexia, la adicción a Internet o a los videojuegos, o incluso pueden convertirse en adictos al trabajo. Sin importar a lo que sea, van a volverse adictos a algo, y la única esperanza es esperar que sea a algo saludable, pero generalmente no es así.

Lo bueno es que trabajan bien solos, son autosuficientes, a menudo bastante inteligentes y buenos lectores. Si les das la oportunidad y se acercan lo suficiente a ti, pueden convertirse en grandes oyentes.

Entonces, ¿cómo se recupera un niño perdido? Lo primero es recurrir a algún tipo de asesoramiento o terapia para ponerse en contacto con la ira que debe haberse acumulado durante todos estos años. Un niño perdido acumula una cantidad significativa de miedo, porque bastante a menudo tienen preguntas y preocupaciones. Tienen cosas de las que quieren hablar y no han tenido a nadie que los escuche.

Los niños perdidos tienen que reconocer el dolor del pasado. Tienen que reconocer su herida principal y pasar al siguiente nivel de curación. Si tú mismo eres un niño perdido, debes darte cuenta del vacío emocional que has cargado contigo a lo largo de tu vida y reconocer que realmente estás perdido.

Reconoce, admite y acepta el hecho de que saliste de un hogar tóxico; no lo niegues más. Una vez que hayas reconocido el dolor y las circunstancias y que reconozcas las cosas como son, podrás enfrentar la situación. Puedes comenzar a formar relaciones más profundas en tu vida y contigo mismo. Primero debes conocerte a ti mismo. Si te has dado cuenta de que eres una víctima, es hora de dejar de lado ese sentimiento. Aprende a tomar decisiones y establece objetivos personales a largo plazo.

Debes comprender que a medida que te recuperes descubrirás que no eres realmente extraño, que no eres realmente malo y que no hay nada malo en ti.

La culpa fue solo tu familia y de la manzana podrida en tu familia que te hizo sentir como el niño perdido.

Puedes comenzar a curarte cambiando tu percepción de ti mismo y del mundo que te rodea.

Si anteriormente pensabas: «Si no me involucro emocionalmente no me lastimaré», o «No puedo marcar la diferencia de todos modos», o «Es mejor no llamar la atención sobre mí», ahora debes comenzar a pensar: «Merezco atención», «hago una diferencia» y «si no me involucro emocionalmente, nunca tendré conexiones significativas».

No puedes permitir que sea un narcisista quien defina quien eres. Ninguno de nosotros puede permitirse ser definido por un narcisista, porque el narcisista nos mira a través de una lente rota, fea y sucia.

Todo niño perdido en el planeta debe darse cuenta de que nada de lo que el narcisista dijo era cierto, y que nos debemos a nosotros mismos redescubrir el mundo por lo que realmente es y aprender quiénes somos realmente, para luego redescubrirnos a nosotros mismos.

-Extracto del Libro: «Madres Narcisistas» de Caroline Foster

Compartir

0 0 Votar
Article Rating
Suscríbete
Notificar a
guest
1 Comentario
Más antiguo
Más nuevo Más votado
Comentarios en línea.
Ver todos los comentarios.
trackback

[…] ➡ EL NIÑO INVISIBLE O NIÑO PERDIDO […]

Compartir
error: YO SOY DIOSA © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
1
0
Me encantaría leer tú opinión, por favor comenta.x
()
x