CHAKRAS,  Primer Chakra - Muladhara

CHAKRA RAÍZ: EL ARQUETIPO DE LA VÍCTIMA Y LA MADRE

El chakra Raíz, está localizado en la base de la espina dorsal en la zona del cóccix. Este chakra filtra la energía que sube desde la tierra y conecta nuestras energías superiores con la realidad básica de la vida. Los aspectos emocionales que se relacionan con éste chakra giran alrededor de las necesidades esenciales para la supervivencia y de nuestro sentido de seguridad en el mundo.

Esto incluye el refugio de un hogar que nos proteja, la seguridad financiera y alimento adecuado que nos sirva de nutrición. Así mismo necesitamos lazos emocionales con nuestra familia, con la Madre Tierra; en otras palabras, cuando nos desconectamos de los más básicos niveles humanos de la existencia.

Este chakra canaliza la energía telúrica en su ascenso a los centros superiores. Ayuda a fijar nuestras energías espirituales elevándose al plano material.

Color asociado: Rojo.

Nombre en sánscrito: Muladhara

Significado: Mula significa raíz y Adhara base o apoyo.

Ubicación: Base de la Columna – Cóccix.

Órganos: Vejiga, riñones, columna, cadera y piernas.

Sentido: Olfato.

Elemento: Tierra.

Relacionado con las habilidades del mundo físico y material.

Habilidad de levantarte por ti mismo y seguridad de ti mismo.

Síntomas del desequilibrio: Anemia, fatiga, dolor en la espalda baja, nervio ciático, depresión, fríos frecuentes o manos y pies fríos.

Estimulantes: Ejercicio físico y sueños descansaderos, jardinería y agricultura. Bebidas y alimentos rojos, gemas rojas, ropas rojas y baños en aguas rojas, etc. Uso de aceites rojos como Ylang Ylang o Sándalo.

Muladhara: Loto de cuatro pétalos. Su ubicación está por debajo en el perineo, zona genital y es considerado la “Raíz”.

Se identifica con el color rojo, y está ligado a la supervivencia, seguridad e instinto. Se conecta con el elemento tierra y a Ganesha.

El Mantra para abrir este chakra es “LAM”, y físicamente se conecta con aparato digestivo inferior, columna vertebral y glándulas suprarrenales.

ARQUETIPO DISFUNCIONAL: LA VÍCTIMA.

Uno de los aspectos negativos de este chakra es la inclinación a las dudas, el abatimiento y la depresión. La incertidumbre merma nuestra confianza y agota nuestros recursos. Esta es una receta para convertirse en Víctima, que es el arquetipo negativo del chakra. El chakra raíz debilitado puede provocar enfermedad, incapacidad para arraigarse, traumas graves o pérdidas, aunque el daño puede haber ocurrido en el pasado.

La vida no puede manifestarse completamente si el chakra raíz está congestionado con actitudes negativas que limitan nuestra conexión con la energía. Si el chakra está debilitado debido a muchas generaciones de amenazas, dificultades y riesgo de aniquilación, la relación con la vida será débil y resultará difícil y frustrante echar raíces.

Comprender este chakra significa aceptar el dolor por la pérdida, la separación, el rechazo y los abusos que tuvieron lugar en nuestro pasado personal y ancestral.

Las Víctimas disfuncionales son cada vez más un lugar común en nuestra sociedad, pues hay gente que busca a los demás para culparlos de sus propios problemas. Si te consideras Víctima, tú mismo te estas convirtiendo en un ser vulnerable, lleno de necesidades, y por tanto, desenraizado, porque consideras cada decepción, separación o pérdida como algo que no puedes controlar ni cambiar. Subconscientemente sigues considerándote como el bebé que no puede levantarse y alimentarse por sí mismo.

La Víctima se vuelve vulnerable, está llena de necesidades y carece de raíces. Cree que no puede ejercer influencia, realizar cambios ni tener el control de las situaciones.

«LA VÍCTIMA» Características de este Arquetipo:

Sufrimiento, impotencia, «algo que sucedió».

Proyectar nuestras necesidades sobre el mundo que nos rodea.

Mi destino está fuera de mi control.

Fuerzas externas: «la vida, pareja, familia, trabajo, etc.» están en mi contra.

Desamparo.

Miedo, desesperación, ausencia de poder.

Desconexión entre el yo y el Ser (YO).

Ausencia de responsabilidad por la propia vida.

ARQUETIPO FUNCIONAL: LA MADRE.

Convertirse en la Madre Tierra es un arquetipo positivo del chakra raíz y puede sanar sus aspectos más conflictivos. Es esencial recordar que existen soluciones viables para manejar los cambios externos. Solo se requiere abandonarse, no temer y saber que algo bueno surgirá en nuestras vidas.

Este Arquetipo está asociado con la nutrición, la asistencia y el amor incondicional. Al reconocer a la Madre Tierra que hay en nuestro interior (con independencia del género) reconocemos que somos capaces de proporcionarnos a nosotros mismos toda la seguridad física y emocional que necesitamos.

Solo reconociendo que tenemos la capacidad de satisfacer todas nuestras necesidades por nosotros mismos, seremos capaces de reestructurar las experiencias en oportunidades de autosuficiencia, fuerza e integridad emocional. La seguridad emocional procede del sentimiento de pertenecer a un grupo. Este aspecto fundamental del bienestar psicológico se relaciona con el Arquetipo de la Madre.

Éste exige aceptar la responsabilidad personal de la vida, reconociendo que se toman las decisiones y se merece lo mejor que la vida puede ofrecer. El conocimiento interior proviene de la aceptación de la propia experiencia y de la confianza en los propios sentimientos.

Cada vez que aceptó a la persona que soy, se intensifica el Arquetipo de la Madre. Cuando afirmamos nuestro derecho a vivir, afirmamos nuestra conexión con la tierra. Potenciar estas actitudes positivas nutre al chakra.

«LA MADRE» Características de este Arquetipo:

Capacidad de nutrirnos y cuidarnos.

Respetarnos y amarnos y respetar y amar a los otros.

Nos ayuda a encontrar el amor dentro de nosotros mismos.

Cura nuestras heridas y nos sana.

CARACTERÍSTICAS DEL CHAKRA:

Demasiado abierto: es cuando el chakra gira a una velocidad excesiva. La persona es desafiante, demasiado materialista, centrado en sí mismo y se compromete con absurdas hazañas físicas.

Bloqueado: es cuando el chakra no gira o lo hace con demasiada lentitud. La persona siente necesidades emocionales, baja autoestima, conducta autodestructiva y es temerosa.

Equilibrado: es cuando el chakra mantiene el equilibrio y gira a la velocidad correcta. La persona demuestra dominio de uno mismo, gran energía física, bien enraizado y es saludable.

Con amor, Evelyn.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *