El hombre y su obsesión al sexo

La obsesión sexual origina en el hombre una fantasía sexual compulsiva, masturbación crónica, aun cuando él pueda vivir con una pareja, la represión sexual lo conduce a la cólera, la violencia, y al síntoma universal de perderse a sí mismo en el trabajo y la persecución de la riqueza para compensarse por su ineptitud como un verdadero amante.

La Mujer como Canal de Luz, El Hombre como Potenciador de la Consciencia

La mujer al tocar el pene del hombre intenciona limpieza y sanación ancestral, siendo éste un potencial inherente a la mujer como fractal de la Tierra, acto conciente que purificará cualquier rastro de densidad o impureza en el instrumento activador de su compañero para que cuando él entre en el portal de ella sea en la máxima vibración de pureza.