Mujer Serpiente

Desde el punto de vista de la Danza, y más en concreto desde el trabajo profundo con lo Sagrado Femenino, la Serpiente es un símbolo y una representación presente en las Danzas Rituales de diferentes tradiciones y culturas ancestrales, destacando la del Antiguo Egipto, Antigua Creta (época Minoica) y la India, entre otras.

Es a través de este poderoso simbolismo, que la Mujer regresa a su origen, surcando las profundidades propias de su cuerpo y de su psique. Accediendo sigilosamente desde el movimiento serpenteado a las ondulaciones de sus emociones profundas, y al reencuentro de su infinito potencial alojado en sus aguas oscuras.

La serpiente, es un animal que de primeras no nos evoca cariño o dulzura, es una reacción de miedo, respeto, o incluso pánico en ocasiones.

Acceder al potencial de estas danzas ancestrales, nos devuelve de inmediato a un contacto profundo con nuestra serpiente interna. Esta serpiente nos revela los misterios del cuerpo femenino, de nuestros ciclos, de los procesos naturales de vida-muerte-vida que experimentamos mensualmente, del descenso a nuestras profundidades, y del ascenso a la renovación, transformación y renacer. Mudar de piel. Morir una y mil veces para volver a Ser.

La serpiente nos ofrece sabiduría, conocimiento incalculable, es la sanación, la medicina, el veneno y el antídoto. La Medicina de la Serpiente nos habla de transmutar el veneno en sanación. La picadura de la serpiente puede ser mortal o podemos transmutar el veneno y transformarnos en sanadoras y sanadores. 

Los movimientos de Ondulación Infinita, presentes en las Danzas Rituales del Antiguo Egipto, son una oda a esta expresión de transformación, así como un acceso consciente a la Fertilidad y la Sexualidad Sagrada Femenina. Las caderas toman las riendas del movimiento, se vuelven más flexibles, más fuertes, más conscientes. La pelvis se relaja, y al mismo tiempo se tonifica profundamente. El Útero, los ovarios y los riñones se recargan de energía CHI y se vuelven más enérgicos, luminosos y vitales.

Las emociones se movilizan, y como el agua, somos capaces de movilizarlas dejando marchar aquellas que estaban estancadas y bloqueadas, permitiendo rellenar nuestro cuenco de vida, con agua fresca renovada. Acceder a nuestra Serpiente Interior, es un acto de valentía, coraje y fortaleza, que nos permitirá abrazar nuestra parte más instintiva, animal y oculta; para abrirnos a un mayor entendimiento de nuestra propia existencia.

La Mujer Serpiente, es flexible, poderosa, con su energía creativa-sexual reconocida y expresada, con una salud vibrante, y una mente despierta y clara. Es intuitiva, y sigilosa percibe todo lo que acontece a su alrededor. Su movimiento es tántrico, infinito, y alude al ciclo mágico de renovación de la tierra y la vida.

La Danza es un maravilloso medio para ofrecer esta herramienta de reactivación femenina, empoderamiento y sutileza. Nos permite integrar no sólo el simbolismo de esta serpiente, si no su fluidez, reconociendo nuestro cuerpo como el Templo dónde se crea la magia de la transformación y la renovación. 

Aceptar nuestra mujer creativa, sexual, fuerte, flexible, intuitiva e instintiva que se aloja en nuestras aguas profundas, esas que surca nuestra serpiente, y que están esperando ser contempladas y danzadas.

LA MUJER SERPIENTE Y LA DANZA KUNDALINI

La ondulación infinita en la Danza Kundalini nos invita a entrar en un estado suave y sutil de concentración y trance, dónde se disuelven los límites entre inconsciente y consciente, expresándose desde un cuerpo vigoroso, saludable, íntegro y esencial.

El movimiento mántrico nos lleva a crear surcos en nuestro cuerpo y psique, accediendo nuestra parte más olvidada, la oscura e intuitiva parte del ánima. Desde allí es que podemos sanar, liberar y transformar, desde experiencias traumáticas, a emociones bloqueadas que impiden nuestra libertad de expresión, gozo o creación.

Creo que es indispensable, que la Mujer actual vuelva a reconectar con su Serpiente Interior, para ser chamana de su propia existencia, artesana de su vida, y conocedora de su propio Cuerpo.

La serpiente se aloja dormida, en nuestro plexo sacro, en nuestro cinturón de vida, ¡y está esperando ser despertada!

¡Que la danza nos recuerde la libertad del alma! Con amor, Evelyn.

2 Replies to “Mujer Serpiente”

  1. Maria Consuelo Hoyos Ruiz says: Responder

    Infinitas gracias por existir y compartir tanta sabiduría, yo siempre les he tenido pánico a las serpientes, y cuando era una niña tenia pesadillas con ellas y ore tanto que ahora casi ni sueño. No imagine encontrarme con el significado tan maravilloso de la serpiente!!!

    1. Así es hermosa, yo igual les temía y me daban pánico, hasta que vi el espíritu de la mujer serpiente en un trance con la medicina ancestral de la Ayahuasca y me convertí en la Mujer Serpiente y sentí toda la vibración, poder y energía que emanaba. Desde entonces integré su sabiduría y guía en mi vida.

Comparte un comentario mágico aquí: