Hécate: Diosa de la sabiduría psíquica

CULTURA ORIGINAL:

Griega y tracia

TENDENCIAS Y ENERGÍAS:

Entendimiento, magia, misterio, atardecer, eternidad. La triple diosa, depositaria de la intuición, reveladora de los misterios de la vida, testigo de las encrucijadas, reina guardiana de la noche.

MENSAJE:

Acepta que necesitas escuchar otras voces, otros sueños, otros silencios. Click To Tweet

SÍMBOLOS:

Intersección de caminos, noche oscura, rostro de caballo, perro y serpiente en una imagen, las tres lunas simultáneas.

COLORES:

Gris, blanco, plateado, lila.

FRASE TALISMÁN:

“Guardo, vivo, revelo y desvelo los misterios de la vida. Soy el velo tenue entre lo real y lo irreal.” Click To Tweet

CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES:

A Hécate, maga de la disolución y de la transición, se le representa como la Luna Negra, la misteriosa diosa de la Luna que traía visiones del reino oscuro. Su nombre significa “la distante” o “la que tiene más poder”. Son tiempos de introspección, de sabiduría y de búsqueda de la verdad y de lo espiritual. Es la diosa de la magia, de lo oculto y de las profecías: esta etapa señala la madurez interior, la luz interna que ilumina nuestras vidas y las de los demás.

Se creía que la mujer mayor, luego de dejar de menstruar, tiene la posibilidad de crear vida en su interior. Se creía que con la sangre retenida en su interior estaba creando algo poderoso, estaba embarazada de sabiduría, en lugar de una nueva vida. Valoradas y honradas en la comunidad, estas mujeres sabias y mágicas poseían habilidades y poderes que ninguna mujer joven podía tener.

A la diosa Hécate se le vislumbra situada en el cruce de tres caminos en una noche muy negra, manifestando la dificultad de elegir. Ella observa los tres senderos en forma simultánea, porque es el único ser con tres cabezas: de serpiente, símbolos de sabiduría, energía de transformación y cambio de piel; de caballo, imagen de la fuerza y el correr en las praderas de la libertad, y de perro, encarnación de lo cotidiano, lo doméstico y lo fiel. En otras interpretaciones tiene cabeza de león, encarnación de lo salvaje, junto a las de yegua y de can. En Los misterios de la Luna negra, Demetra George muestra la representación de Hécate con tres cabezas y tres pares de brazos.

Porta tres antorchas, una llave, una cuerda y una daga. Con las velas alumbra la oscuridad, con la llave entra en los secretos y los conocimientos escondidos del más allá; la cuerda es el símbolo del cordón umbilical del renacer y el cuchillo, la capacidad de corte de las ilusiones.

A Hécate se le representa con tres rostros distintos, con tres fases diferentes, que hacen referencia a su capacidad para comprender las trinidades: pasado, presente y futuro; nacimiento, vida y muerte; cielo tierra e inframundo; doncella, esposa y viuda; luna creciente, llena y menguante; vida, muerte y renacimiento; padre, madre e hijo. Es la reveladora de los misterios y, a la vez, la que los guarda.

Hécate rige los destinos y el lado mágico de la vida al compartir su experiencia. Es el humor y la serenidad de experimentar y la que nos impulsa hacia lo desconocido. Sus seguidores le dejaban comida en encrucijadas para festejarla. Después de alguna jauría que acompañaba a la deidad en sus viajes de medianoche. También era conocida como el perro de la Luna y se le asocia con la estrella del can Sirio.

Con amor, Evelyn.

Comparte un comentario mágico aquí: