Oya: Diosa de los vientos del cambio

CULTURA ORIGINAL:

Yoruba de África

TENDENCIAS Y ENERGÍAS:

Poder, transformaciones revolucionarias, crisis, justicia del alma.

MENSAJE:

Son tiempos de mutación en todo orden de cosas en tú vida y en tú personalidad Click To Tweet

SÍMBOLOS:      

La espada, el machete, los búfalos, la Luna Negra, la noche cósmica.

COLORES:

Rojos, púrpuras, marrones y rosas.

FRASE TALISMÁN:

“Las estructuras caducas abren su paso a las nuevas cuando se acaba lo que las sustentó.” Click To Tweet

CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES:

Oya es la deidad yoruba que representa los terremotos, maremotos, temblores, tornados, remolinos, ciclones, tormentas, rayos y vientos. En resumen, la intensidad de la naturaleza.

Es la capacidad de enfrentar y hacerse cargo, la reina salvaje, la fuerza de los cambios de raíz; la reina del número 9, por los nueve estuarios del río Nigeria, y éste es un número de la sabiduría desde tiempos antiguos.

Su número es el nueve o el siete, por lo cual nueve o siete rayos enmarcan su corona [indica el autor Zolrak en su Óraculo de los Orishas]. En su mano izquierda: una espada, ya que ella es guerrera, luchadora inquebrantable, al igual que santa Bárbara; de ahí uno de los motivos de su sincretismo. En el mismo brazo, siete o nueve pulseras del mismo material que la corona, o sea, de cobre.

Usa el machete, la espada de la verdad, para cortar los estancamientos y enfila la senda hacia el crecimiento de la conciencia  más alta. Ella hace lo que se debe hacer. Es una mujer que se sabe mover en el mundo de los negocios y ama los caballos.

Se le describe de cabellos largos y ondulantes que se deslizan con la brisa, creando un aura rosa cerca de ella, color que junto con el marrón son sus preferidos. Luchadora incansable, por sus valores representa la energía de una líder femenina, decidida, valiente e intrépida. Se relaciona con la claridad surgida de los relámpagos y rayos que provocan las crisis y revisiones globales. Se dice que es dueña de los cementerios, a cuyas puertas o en cuyos alrededores vive.

Oya es una de las primeras orishas que bajan a danzar –una representación de las diosas mujeres- de las religiones sincretizadas, las cuales marchan con paso aguerrido, marcado, triunfante y activo. En Brasil se le llama Iansa; en Cuba, Olla y también Virgen de la Candelaria; en Haití, Aido-Wedp; en Nueva Orleans, Briguette. También se asimiló a las santas católicas Teresa, Bárbara, Catalina y santa Juana. Se le dibuja portando una antorcha flameante y con mucha fortaleza. Es una presencia muy dinámica.

En su altar se ponen cuernos de búfalo, pues cuando no tiene forma humana Oya es un búfalo de agua. Se dice que una vez un cazador vio emerger de uno de estos animales una mujer bella, la cual escondió en unos matorrales la gran piel que la cubría. El hombre se robó esa cubierta y obligó a Oya a ser su hembra. Se comenta que cuando ella se enoja, hasta los árboles se derrumban desde sus raíces.

Con amor, Evelyn.

 

Comparte un comentario mágico aquí: