PERSÉFONE: Doncella y Reina del Mundo Subterráneo

CULTURA ORIGINAL

Griega; Proserpina en Roma.

TENDENCIAS Y ENERGÍAS

Juventud, excitación, camino original, independiente, buscadora, guía del mundo subterráneo, investigadora de los submundos.

MENSAJE

En estos instantes, ¿es conveniente para ti desapegarte de tu familia, trabajo, amistades o amores?

SÍMBOLOS

Narcisos en el campo, granos de granada, mundos oscuros y ocultos, imagen de una adolescente.

COLORES

Blanco, claro, dorado, claroscuro, rosa, rojo.

FRASE TALISMÁN:

“Las pruebas son desafíos del crecimiento y del camino de individuación.” 

CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES

El binomio madre-hija entre Démeter y Perséfone en Grecia –Ceres y Proserpina entre los romanos- es un arquetipo base en la historia de la humanidad; ambas son interdependientes para su comprensión global. Representan la transmisión de la vida y del misterio de la maternidad: madres a hijas comparten esa energía insoslayable y profunda.

Durante innumerables años la tendencia consistió en resaltar las dificultades del arquetipo de la madre cuando su hija le fue arrebata. Con el paso de los tiempos el conocimiento de los mitos y leyendas de las diversas cosmovisiones, las influencias de las investigaciones y los estudios de las relaciones humanas, psicológicas y psíquicas, el advenimiento de la era de Acuario, la aproximación a este arquetipo se ha ampliado hacia ambos de sus componentes. La observación de las relaciones entre madre e hija ha desarrollado teorías que apuntan al carácter casi dramático de este vínculo primordial, transmitido de generación en generación, en un nivel hondo y a la vez básico, de gran intimidad y dependencia, de naturaleza inconsciente.

En la actualidad se ha ido re-ubicando en la historia el carácter del mito de Démeter y Perséfone: ya no es sólo la pobre hija raptada por Hades y llevada contra su voluntad al mundo de las tinieblas y lo desconocido, sino que se ha rescatado su valentía, su capacidad de adaptación y su interés por su propio crecimiento, desarrollo y evolución. Representa la habilidad de sobreponerse a los miedos y reinar sobre los aspectos que más nos asustan.

La versión griega de este mito refleja cómo el patriarcado reemplazó los misterios femeninos, a través del acto de abducción llevado a cabo por Hades, el señor del mundo de lo desconocido [señala Michael Babcock en sus Cartas del conocimiento de las Diosas. La alta Sacerdotisa]; es un toque para que recordemos nuestra sabiduría interior. Nos exige que nos conectemos a la chispa divina interna y que la manifestemos en el mundo.

GRAN PODER

Perséfone, la Suma Sacerdotisa, es la parte de nuestra morada que guarda los secretos más profundos e intactos. Son vagas visiones, atrapadas en sueños, en la lectura poética, en lo grácil, en las sensaciones, en las intuiciones, en los innombrables, en la música. 

Nos muestra las tendencias y movimientos que funcionan cerca de nosotros y esa increíble percepción de las muchas cuestiones de nuestra vida que se concatenan y nos hacen percibir la verdad del ser y sus redes, las conexiones que no se engendran por medio de la razón o la cabeza.

Las coincidencias significativas y las sincronicidades adquieren relevancia gracias a la sacerdotisa que simboliza a la vidente, a la adivina, a los seres que se conectan con el tarot; a los guías, a los terapeutas que trabajan con lo invisible, con los descensos y los retornos. Mediante este arquetipo se muestra la ida y la vuelta desde y hacia los mundos materiales y de los misterios, de los vivos y de los muertos, de lo tangible y lo intangible.

Guardiana y Reina del Mundo de los Muertos, del descenso a los infiernos y la ascensión a las glorias, Perséfone no sólo se expresa a través de la palabra, sino del arte creativo y multifacético: los ensueños y visiones fragmentadas y a la vez integradores que llegan al sentir su corazón. Es la hacedora del alma que se aventura en los recovecos del laberinto y encuentra el centro.

Perséfone te invita a conectar con los misterios de la sexualidad, con la audacia y sabiduría de la juventud, experimentar con lo desconocido para llegar a una misma es otro de sus sentidos, con amor Evelyn.

Comparte un comentario mágico aquí: