El Unicornio como Animal de Poder – Tótem

El unicornio, es uno de los seres fantásticos más conocidos y que aparece con más frecuencia en historias, cuentos, mitos y leyendas. Las primeras referencias al unicornio son del siglo V a. C., del historiador griego Ctesias, que hablaba de él como de un animal real que había sido visto en la India. Sin embargo en la India, no era considerado un animal especial; en cambio, en China y Japón se le tenía gran estima.

Las enciclopedias dicen que se trata de un animal mítico con cuerpo de caballo y un cuerno en medio de la frente. que le da un aire majestuoso y mágico. Se cuenta que los unicornios son seres solitarios, que viven apartados y a los que el resto de los animales respeta. Se dice también que no se dejan ver más que por los puros de corazón, y que entre ellos, solo los más puros, los hechos de bondad y ternura, sólo esos pueden tocarlos.

Las leyendas cuentan también que los unicornios, tan hermosos, tan sabios, tan majestuosos, tenían un punto débil: siendo amantes de la belleza, a veces se dejaban llevar y cambiaban su libertad por el cariño y los cuidados de alguna doncella hermosa, convirtiéndose casi en un animal doméstico que acudía a visitarla a la misma hora a su jardín. Por eso son frecuentes las imágenes que les retratan cerca de doncellas, dejándose cuidar por ellas.

EL UNICORNIO CHINO

En China era considerado como indomable pero de gran sabiduría y gentileza: “El rey de todos los animales”. Tenía un sólo cuerno, con punta de carne, en señal que este no era un arma que usaba en las luchas. De hecho era un animal de paz.

En su lomo se podían apreciar los más hermosos colores, como el rojo, amarillo, azul, blanco y negro. El pelaje de su estómago era amarillo oscuro, no comía la hierba que pisaba, bebía el agua del rocío. El unicornio era independiente, libre, y sólo aparecía cuando los gobernantes habían sido justos, o para ayudarlos; así ocurrió con el legendario rey chino Fu Hsi (año 2900 a.C.) que estaba un día sentado a espaldas del Río Amarillo, cuando de pronto de las aguas emergió un bello unicornio que llevaba en su lomo ciertos símbolos mágicos que ayudaron al soberano a crear las primeras escrituras chinas. El unicornio siguió apareciendo y conviviendo con diversos sucesores chinos de este monarca, y a este periodo se le conoció como la mejor era de oro, justicia, paz, y buenos gobernantes en China.

En China y Japón era considerado como un animal que propiciaba la justicia. Sólo aparecía en periodos de paz, ó para ayudar a los inocentes.

Después de varias generaciones de emperadores, el unicornio cada vez se apareció menos en el Jardín Del Palacio Real, hasta que un día ya nunca más se le vio. En China, el unicornio nunca fue olvidado, incluso hoy en día, millones de mujeres chinas cuando están embarazadas cuelgan imágenes en su casa, con la esperanza de recibir sus bendiciones. Se cree también que en un futuro, señalado por las estrellas, aparecerá en forma humana, con la misión de salvar el mundo, con justicia y sabiduría igual que ayudó al imperio chino.

EL UNICORNIO: PSICOLOGÍA Y ALQUIMIA

En el aspecto psicológico, el unicornio también posee una fuerte presencia, ya que al tener la forma de un caballo se relaciona con la libertad, la pureza y el equilibrio entre las buenas y malas energías. El cuerno del unicornio, al salir del centro de su cabeza, indica una unión entre los hemisferios del cerebro mediante lo cual se alcanzaría una iluminación total que nos guiará por el camino de la sabiduría.

El significado del unicornio, debido a sus rasgos delicados y elegantes, nos invita a conectarnos directamente con nuestra energía femenina, ese lado que muchas veces dejamos aparte, pero que nos ayuda a apreciar las cosas bonitas en los demás. Además también nos invita a conectarnos con nuestro lado masculino, que es donde se centra nuestra voluntad. Y finalmente, con la unión de estos dos lados, podemos darle paso a nuestra intuición que se encuentra dominada por nuestro corazón y se ubica en nuestra cabeza para indicarnos de un modo muy sutil la dirección en la cual nos debemos dirigir para alcanzar nuestras metas.

Decía Jung sobre el simbolismo del unicornio: 

La doncella representa la parte femenina, pasiva, de éste; el unicornio, en cambio, la parte salvaje, indomable, varonil, la fuerza penetrante del spiritus mercurialis. Dado que el símbolo del unicornio fue conocido en toda la Edad Media como allegoria Christi y del Espíritu Santo, esta relación era corriente también para el alquimista; de manera que, cuando se servía de este símbolo, no dudaba en ver el parentesco e incluso hasta la identidad de Mercurio y Cristo.

El unicornio es también representación de los dos sexos en uno. Su cuerno simboliza el sexo masculino, es un símbolo fálico asociado al hombre, pero a la vez muchas veces el cuerno del unicornio se representa en espiral, un símbolo femenino que recuerda al sexo de la mujer, y también se asocia con el agua (por similitud con las caracolas de mar, posiblemente). Mientras que el fuego y el aire son elementos asociados a lo masculino, la tierra y el agua conllevan una carga femenina. Así, aúna en el propio cuerno la masculinidad y la feminidad.

El cuerno del unicornio es el recipiente de su magia y de sus pensamientos y experiencias. Del mismo modo, en él se encuentra un extraño sentido, similar a lo que nosotros llamaríamos “sexto sentido”, o una poderosa intuición, que le lleva a brillar ante el peligro. Además, hay animales que lo presentan más liso o con rugosas espirales. Si tiene las espirales muy marcadas, es un animal viejo, que ha acumulado gran cantidad de conocimientos, vida, sensaciones. Si el cuerno está liso, casi intacto, es un unicornio recién nacido o con pocos días. En realidad en esto no es muy distinto de nosotras, las personas, que también con el paso de los años las huellas de lo vivido se dejan ver en nuestro rostro como pequeñas arrugas…

EL CUERNO DE LA ABUNDANCIA Y EL UNICORNIO

Al cuerno también se le supone poderes curativos o venenosos según la intención con que se use: le atribuyeron propiedades medicinales a su cuerno, para sanar problemas estomacales, epilepsias y envenenamiento. También había leyendas que decían que si se le cortaba el cuerno a un animal vivo, de este nunca dejarían de brotar alimentos y riquezas sin fin, de ahí la expresión “El Cuerno de la Abundancia”. Eso sí, casi todas las historias también coinciden en que arrancarle el cuerno supondrá la muerte irremediable del unicornio… sin embargo, los hombres buscaban la manera de hacerse con un cuerno que les garantizase una vida lujosa y larga. Además, se decía que con su único cuerno se podían purificar las aguas contaminadas para volverlas potables.

En Europa, en la Edad Media, muchos lo buscaron, e intentaban cazarlo poniéndole de presa una joven virgen, pues sabían que el unicornio apreciaba la pureza. La leyenda griega hizo que fuera ambicionado por su cuerno ya que daba protección contra todos los venenos y enfermedades, y daba larga vida tomar el polvo de su cuerno.

Los nobles y los hombres buscaban estos dones consumiendo ese cuerno en forma de polvo en la comida y bebida, preferiblemente en una copa hecha del mismo material. Por obtener este remedio contra la muerte, los nobles de la antigüedad pagaban cifras astronómicas. De este modo creían que jamás podrían ser envenenados. Sin embargo, nunca se encontró un unicornio en Europa, y en realidad lo que tomaban era el colmillo de un cetáceo llamado narval que los vikingos cazaban y comercializaban como cuerno de unicornio. Así, surgieron teorías que demostrarían que el cuerno era o no real: una de ellas decía que al meter un verdadero cuerno de unicornio en un recipiente con agua, ésta debería empezar a hervir; otra recomendaba meter el cuerno en una caja con cuatro escorpiones vivos y considerar que era verdadero si éstos morían en unas horas.

PROPIEDADES MÁGICAS DEL UNICORNIO 

El unicornio da calma, paz interior, pureza y sentido de la justicia, independencia y libertad a quien lo posee. Otorga sabiduría y serenidad para superar todos los obstáculos o para no alterarse y saber buscar las soluciones más justas a los problemas que nos encontramos en la vida. Otorga belleza interior, generosidad y nobleza, pues mejora el alma y el ánimo. Da fortaleza y rectitud de comportamiento.

Sin duda, si sientes la llamada del unicornio, estás llamado a mejorar en todos los sentidos, pues él te ha elegido para ello, porque sin duda sabe que tienes esas aptitudes en tu interior, y te cuidará y dará todos sus dones, como ya hizo en otros tiempos con sus elegidos.

Tal vez todavía hoy sigan ahí paseando entre los árboles de un bosque. Tal vez si tú eres una de esas personas en las que reina la ternura y paseas de cuando en cuando por las cercanías de algún bosque, te parezca ver una luz extraña entre los árboles. Y puede que sea algún rayo de sol reflejándose en un cuerno…

¿Y a ti te gusta el símbolismo del unicornio? Te leo en los comentarios…

Con amor, Evelyn.

Comparte un comentario mágico aquí: