Flora: La Diosa de las Flores

La flor es el símbolo del amor, la vegetación, la selva y los bosques vírgenes en la mayoría de las cosmovisiones. En Roma, Flora fue adorada como divinidad desde tiempos inmemoriales ocupando un sitio especial en el corazón y en la vida de las personas; el brote de una flor es el símbolo de una nueva vida, de algo en potencia; de lo femenino y de la abundancia. Un poeta anónimo decía que la flor es una hoja enloquecida de amor. La rosa roja es el arquetipo del amor desde la Edad Media; la blanca, es considerada flor de la Luna o de la luz, signo de pureza, virginidad, encanto, finura, sencillez y discreción.

Flora, la diosa de las flores y la sanación.

Yves Saint Laurent

Tanta presencia tuvo Flora en la historia mitológica romana que se le llamaba “la patrona secreta de Roma” y se decía que era el nombre secreto del alma de la capital de Italia. Era la imagen del florecimiento de toda la naturaleza, incluyendo a los humanos: hombres y mujeres. Así, más allá de la percepción de belleza se considera su calidad intrínseca y el hecho de que desde la más pequeña flor silvestre hasta la más gigantes son necesarias en el tapiz cósmico de la existencia, como lo expresa el maestro Osho en el Osho Zen Tarot. 

Del despertar y florecer en su manifestación, fluyendo con ella y aceptando los brotes – de las lunas crecientes, las floraciones, las lunas llenas y decrecientes, plateadas y oscuras – se compone la naturaleza. 

Yves Saint Laurent

En Italia las Floralia conmemoraban las florecientes fiestas de las diosas desnudas, celebradas con rituales en las calles hasta el siglo III a.C. Estos ritos tenían una parte popular y pagana en la que se producía una adoración pública a Flora, a la que se consideraba como una prostituta sagrada por su labor de iniciadora en la sexualidad. Como hacer el amor llevaba a la concepción, las flores, órganos reproductores de las plantas, también antecedieron a las frutas comestibles y responsables de la abundancia, fertilidad y nutrición en Roma. 

Las fiestas fueron terminándose porque San Agustín y otros padres de la Iglesia se oponían a estas danzas, bailes y alegría de vivir, tildándolos de licenciosos y de conductas promiscuas. Ella era importante y prominente en la religión romana, aunque fuera considerada una diosa del placer. 

Yves Saint Laurent

Comparte un comentario mágico aquí: