¿Por qué las mujeres usamos falda? Descubre el significado sagrado y energético.

Usar falda no es solo una característica femenina para la diferenciación de género,  (las faldas, no son diferencia de género, las togas, túnicas y otro tipo de mantos es usado por representantes y practicantes de otras tradiciones separado del hecho de ser hombre o mujer) el uso de la falta tiene un significado sagrado y energético.

Las antiguas sacerdotisas y sacerdotes atlantes, egipcios, así como Jesús, Buda entre otros, usaban faldas, permitiendo la comunicación constante y el flujo de energía entre la Tierra y el área sexual, misma que les daba poder. Aún en nuestros días los sacerdotes y gente que maneja el poder sagrado usan faldas para tener este puente energético activo.

Cuando una mujer usa una falda facilita la importante conexión entre la energía de la Madre Tierra o Diosa y su energía sexual, que es el centro de creación, formación y poder femenino. Entonces esta energía se concentra, dándole a ella la oportunidad de usarla de forma ilimitada para cualquier cosa, entre ellas sanarse a sí misma y a otras personas, conectarse con su poder intuitivo, canalizar, armonizar, guiar, materializar, etc. simplemente manifiesta su poder de ser mujer. 

El largo de la falda también tiene un gran significado y poder, las faldas largas sirven para la recolección y preservación correcta de la energía recibida de la Tierra, una falda que casi toca el suelo, forma un triángulo manteniendo el valor nutricional necesario para la mujer, además de que si se tiene vuelo permite un flujo al caminar, creando movimiento (alas de mariposa) que contribuye al fortalecimiento de la energía Tierra, una falda corta, reduce el triángulo que conecta y preserva la energía.

El cuerpo de la mujer está formado de forma que la energía es recibida desde la Madre Tierra,  como mujeres nos conectamos con la energía de la materia, de la abundancia y la creación. El Hombre la recibe desde arriba, nutriendo y fortaleciendo su espíritu con las energías del aire.

“Las filosofías orientales tradicionales describen la profunda interacción entre la energía femenina y la atracción natural de la tierra. Entender que la naturaleza de la mujer, con sus flujos y reflujos, es positiva y poderosa, nos da la oportunidad de sanar y vivir de forma equilibrada y sana.”

Según algunas creencias orientales, el cuerpo de las mujeres difiere del de los hombres en que la energía de la tierra sube por nuestro cuerpo y lo penetra. Esta energía “atrae hacia adentro”, es una fuerza centrípeta, y es irresistible. Es tan poderosa, que si se vive en un ambiente familiar, la mayoría de los miembros de la familia giran alrededor de la persona que tiene la mayor energía centrípeta activada – generalmente, la madre -, y cuando no está, lo notan agudamente.

Michio Kushi, el maestro de macrobiótica que fue el primero en escribir sobre esta forma de energía para lectores occidentales, señala que la fuerza centrípeta de la Tierra que sube por los pies está presente también en los hombres, así como la fuerza del cielo, que baja y entra en el cuerpo por la cabeza como fuerza centrífuga, está también presente en las mujeres. Lo que difiere, es el grado en que está presente cada energía. En general, en las mujeres hay más energía de la Tierra que sube.

“Me han dicho que las mujeres del pueblo navajo usan faldas porque eso aumenta el acceso del cuerpo a esa energía de la Tierra a través del círculo que forma la falda.”

La mujer está conectada en su mayoría con la energía de la Madre Tierra y con el poder de lo Sagrado Femenino, el mismo que trabaja la energía sexual – que es un flujo que poderosamente nos ancla a la materia pero que sí la sabemos dominar y usar a nuestro favor nos dará un gran poder, pues es esta misma energía creadora de la ilusión, de lo que conocemos como real, como mundo material. Y el chakra encargado de esta conexión, con la energía sexual o de la Tierra, justamente es el chakra menos conocido, explorado y dominado: el Chakra Raíz.

La mujer desde la pre-historia usó faldas, que dejaban en una conexión total y haciendo un puente perenne entre el chakra raíz y el área sexual femenina, teniendo así el flujo de energía activa constantemente. La práctica, dominio y trabajo con este centro energético nos permite reactivar el poder dentro de nosotras para poder manejar la materia. La mujer es la poseedora en gran parte de esto, pero justamente ha bloqueado por ignorancia este centro al grado de casi desaparecerlo y con ello, muchas cosas se ponen en riesgo y en caos. 

¿Por qué? Porque al estar bloqueado este puente de donde se extrae la energía necesaria para mantener el sistema, la ilusión o materia en un orden perfecto como creadoras, teniendo el control de nuestra creación, se cancela toda posibilidad del dominio de lo antes mencionado y el cuerpo físico también empieza a descomponerse a alterarse a estar desequilibrado y por ende, todo lo externo también.

Por lo tanto, cuando una mujer mejora su vida, generalmente toda la familia se beneficia. Ella marca el tono. El bienestar de la sociedad depende de que las mujeres nos sanemos y nos mantengamos sanas. Parte de la creación de salud es entender el poder de la energía femenina y sus implicaciones. La salud de los seres queridos de una mujer está directamente ligada a su salud personal. De modo que, hemos de tomarnos el tiempo que necesitamos para sanar. Nos lo debemos en primer lugar a nosotras mismas.

Es importante que la mujer moderna recuerde la importancia de permitir el paso de la energía de la Tierra hacia el útero que es en donde se puede crear todo con el uso o enfoque mental, y así tener más poder de lo externo y de lo interno. Es necesario que la mujer regrese al uso de las faldas, para que vaya sanando día a día este puente, y haciendo que su Chakra Raíz regrese a estar firme, pleno y poderoso, así como brillante, para un mayor poder y así levantar por este mismo medio la Energía Kundalini para bien de ella y del planeta.

¿Por qué otras razones las mujeres podemos elegir usar falda como signo de empoderamiento femenino?

Para muchas culturas ancestrales el uso de la falda –mayormente larga- era característica ritual, “ponerse en una falda” simbolizaba tiempo ceremonial, espiral, tiempo fuera del tiempo. Las mujeres al usar una falda larga se empoderaban en su feminidad y protección divina, vestían como “Diosas”, a estas faldas se le añadían cinturones especiales de cuentas, collares, pulseras y otros accesorios, principalmente de plata (símbolo de la luna).

Al usar falda con ella tocamos suavemente el suelo (la Madre Tierra), pero también al caminar o danzar tocamos las auras de otras mujeres, y la reunión se convierte en un gran ritual silencioso donde las telas de los vestidos interactúan, justo haciendo espirales. También a través de este movimiento simbólicamente nos abrimos a la sabiduría de la Abuela Luna, simulando el oleaje de la mar, simulando los círculos que delimitan su camino de fases de negra a llena.

La falda actúa como un cono cuya cara amplia mira a la Tierra y conecta la energía a través de nuestra mitad corporal superior, en donde si levantamos los brazos podemos llevar o atraer energía del cielo a la tierra y de la tierra al cielo, siendo canales vivos y una ofrenda continua. En este sentido, la falda –sobre todo larga- nos proporciona todos los elementos necesarios para vivirnos, sentirnos y mirarnos como diosas, y nuestro cuerpo reacciona inmediatamente a ello.

Normalmente, una mujer cuando usa falda no tiene idea de lo que está trabajando y de la cantidad de energía que está moviendo, ya que también dependiendo de la falda la energía será sexual, jovial y de vitalidad, o sagrada y de guía de luz. Por ejemplo, con una falda larga la conexión con la Tierra es como una especie de túnel cerrado que permite más capacidad y sabiduría. Las mujeres en la actualidad, cuando traigan falda, tendrán más admiración, respeto, y magia sobre los que la rodean, aunque muchas veces no estén conscientes de lo que está pasando.

El poder de la falda en la vida de la mujer llega a impactar de forma positiva, una mujer usando falda  eleva su frecuencia, su autoestima,  cambia  el pensamiento a una forma positiva sobre sí misma, sobre su andar y sobre todo usar una falda nos hace recordar el poder sutil de ser mujer,  es la oportunidad de sentirnos mujeres diferentes a las que nos hemos acomodado a ser, puedes imagínate caminando con una falda larga o un vestido,  en plena libertad, conectada con la tierra te puedes sentir lista para crear y recrear.

Hoy en día podemos usar hermosas faldas largas o maxi-faldas que nos recuerdan las alas de las mariposas que se mueven con el viento al caminar. Esta es solo una de las miles de razones para amarlas: son cómodas, versátiles, apropiadas para –literalmente– cualquier ocasión bajo el sol y, dependiendo de cómo te arregles, pueden ser usadas en eventos tan informales como una fogata en la playa o tan formales como una fiesta de fin de año.  Además son perfectas para todo tipo de cuerpos, y nos hacen sentir hermosas.

Vamos a celebrar nuestra energía femenina y el hecho de SER MUJER con un reto: las invito a participar en el RETO DE LA FALDA (aclaro que vestirnos de pantalón no nos hace menos femeninas; de hecho lo hacemos de forma bastante femenina y bella) sin embargo el propósito de usar la falta es sentir y percibir la diferencia que crea en nosotras el uso de la falda, hasta el impacto positivo que puede tener en las personas a nuestro alrededor. Lo más importante del reto es sorprendernos, recordar lo que se siente usar una falda, sentirnos cómodas con ellas y tener la confianza de que estamos vestidas de adentro hacia afuera y que estaremos reflejando a la Diosa que hay dentro de cada una de nosotras.

El reto es sencillo, el reto consiste en tomarte una foto cada día usando falda, este reto lo haremos durante 7 días, comparte tu foto contándonos ¿Cómo te hace sentir usar falda? ¿Has notado algún cambio en tu estado de ánimo? ¿Has notado la diferencia del trato de los demás hacia a ti? Esta foto requieres compartirla en nuestro grupo privado de facebook. Para participar en el reto, te invito que te unas al grupo dando clic aquí. 

También puedes compartir tu foto en tus redes sociales: (twitter, facebook, instagram, tumblr, etc.) usando el hashtag: #RetoDeLaFalda #YoSoyDiosa.

Las espero en el reto hermosas mujeres, con amor Evelyn.

Comparte un comentario mágico aquí: