6 Cosas que aprendí de mi ultima relación

Hola lectores, ¿cómo están? Aprovechando que ya estamos en el mes de Diciembre, y que casi finaliza el otoño y ¿porque no?, el año 2016, les comento que debemos aprovechar esta energía disponible para soltar y dejar ir, recuerden que el otoño es la época ideal para Cerrar Ciclos, hacer limpieza Interna y externa, regalar o donar lo que ya no usas, soltar lo que ya no vibra más contigo o no tiene nada que ver con la nueva versión de ti.

Hoy les quiero compartir una lista de 6 cosas que aprendí de mi última relación. En forma de Ritual, escribir y hacer una lista de 9 cosas que aprendiste de “tu última relación” te hace soltarla más rápido, integrar dentro de ti el nuevo aprendizaje y por lo mismo dejar ir con mayor facilidad y en una vibración de gratitud. En pocas palabras, le das un sentido a esa experiencia y por lo tanto aporta un valor de crecimiento personal para ti. 

“Cerrar ciclos. No por orgullo, ni por incapacidad, ni por soberbia, sino porque, sencillamente, aquello ya no encaja en tu vida. Cierra la puerta, cambia el disco, limpia la casa, sacude el polvo.”

Les comparto 6 cosas que aprendí de mi última relación:

1. Antes de Iniciar un Nuevo Ciclo en tu Vida Cierra el Anterior.

¿A qué me refiero con ésto? A que muchas veces iniciamos una relación sin realmente haberle dado un sentido, una finalidad, una despedida, un cierre o un agradecimiento a la anterior. Cuando no cerramos ciclos con anteriores relaciones, los ciclos no cerrados de éstas los cargamos en nuestro cuerpo energético y emocional, y repetimos las mismas experiencias, los mismos patrones, las mismas conductas, etc.

En pocas palabras, sí en tu anterior relación, tu pareja te fue infiel, en la nueva relación, hay una probabilidad de que ella también lo sea. ¿Por qué? Porque seguramente no integraste el aprendizaje que te dejó esta experiencia de infidelidad y al contrario, la rechazaste, la enjuiciaste como algo malo y horrible, y te quedaste con el miedo de que te vuelva a pasar. ¿Y adivina qué? Ese mismo miedo atraerá la misma experiencia una y otra vez, hasta que la integres, la abraces y encuentres el oro escondido detrás de la mierda.

Photography: Phil Chester

Con esta expresión me refiero a que le des valor a lo que viviste en lugar de rechazarlo, pregúntate a ti mism@: ¿Qué aprendí a través de ésto? ¿Qué me mostró ésta infidelidad? ¡Ahh sí! probablemente me mostró la infidelidad conmigo misma. La deshonestidad que tengo conmigo misma, probablemente me mostró las creencias erróneas que tengo sobre las relaciones de pareja o sobre los hombres, o las mujeres. Quizás me mostró que estaba repitiendo la historia de mis padres.

Investiga, indaga y elige ver el aprendizaje, lo que te enseñó y lo que te mostró ésta experiencia. Créeme que al final encontrarás un diamante que añadirás a tu colección de triunfos personales y te sentirás la persona más rica del mundo. 😉

2. Evita hablar a tu pareja actual de tus ex’s.

Photography: Phil Chester

Antes de abrir la boca, cuestiónate a ti mismo: ¿Para qué? ¿Cuál es la finalidad? ¿Realmente ésta información suma a la relación? Estoy segura que no, o bueno depende, quizás tu intención es evitar repetir los mismos patrones o errores. Pero te recuerdo que al hacer ésto lo estás haciendo desde el miedo, no desde la confianza de que internamente has evolucionado como para evitar que suceda esto, porque ya lo integraste.

Para mí (en mi opinión y experiencia personal), hablar de tus ex parejas a tu nuevo novio o novia, es volcar mierda a la relación. Sí te soy sincera: no me interesa saber de tus traumas ni las historias de terror que viviste con tus ex. Pienso que hablar de ello es una muestra de resentimiento, rencor y que probablemente no te has recuperado de tú última relación.

Las comparaciones en una relación, por cualquier circunstancia, siempre son incómodas y hasta odiosas. Generalmente provocan una serie de emociones negativas que lo único que logran es dañar los sentimientos de tu pareja.

Lo siento sí sueno un poco grosera, pero es lo que pienso: ¿Para que traer muertos vivientes o fantasmas a tu vida? Ya lo pasado es pasado. Quedó atrás. Agradece lo que fue y sigue adelante. Sí sigues traumado o traumada con tú ex, mejor ni busques iniciar una nueva relación. Next.

3. Acepta tus Celos e Inseguridades en la Relación.

Photography: Tom Robak

¿Has mirado alguna vez de frente la sensación de celos y en lugar de deshacerte de ellos los has sentido y te has conectado con ellos profundamente? ¿Te has entregado a la experiencia de sentir tus celos? ¿Has visto el potencial de aprendizaje que se esconde detrás de los celos al enseñarte lo poquita cosa que te sientes, tu desvalorización, desamor a ti mismo/a?

¿Sabes qué escondes detrás de tus celos? Miedo, inseguridad, posesión, obsesión… “Mientras yo te posea la relación está a salvo”. Detrás de los celos, se esconde una baja autoestima, sí tienes baja autoestima, no te estás amando… sí no te estás amando entonces es tiempo de empezar a amarte, de aprender a amarte. Para mí, eso fue lo que me enseñó el hecho de aceptar y sentir mis celos.

4. Mi pareja soy yo, mi pareja es mi espejo.

El otro no existe, el otro soy yo. Click To Tweet

Photography: Phil Chester

La primera Ley del Inconsciente es que el otro no existe, el otro eres tú.

Todas las relaciones en nuestra vida: amigos, compañeros de trabajo o de escuela, nuestro jefe, nuestros padres, hermanos, familia, pareja, etc. son un espejo que nos muestran el estado de la relación, que tenemos con nosotros mismos.  Pero nuestra pareja, es nuestro principal espejo, ya que de ese espejo no podemos escaparnos tan fácilmente, es un espejo 24 horas / 7 días a la semana.

Lo que aprendí de mi última relación es que esa pareja me mostró la parte más hermosa, brillante y bella de mi misma. Pero también, con el tiempo, me mostró mi lado no tan bonito y no tan agradable de mi. Me mostró mi sombra, mi oscuridad, que muchas veces yo negué y rechacé pensando que eso no era parte de mi, sino de ÉL.

Photography: Phil Chester

Esa pareja me mostró la herida no sanada de rechazo, abandono y desamor. En realidad, él solo fue un maestro que me dio clases de mi misma, me enseñó que partes estaban rotas o hacía falta repararlas para que por fin pudiera SER una DIOSA COMPLETA en MI SER.  Me mostró la conexión y desconexión conmigo. Me mostró lo egoísta que era conmigo misma. Me mostró la relación de víctima – verdugo, que muchas veces jugaba conmigo.

A veces el espejo es muy intenso y el aprendizaje duele mucho. Pero cuando lo integras, te puedo asegurar que te vuelves mucho más fuerte y sabio que antes de que tuvieras esta relación.

5. La pareja que tienes ahora es la pareja correcta.

Photography: Phil Chester

Mucha gente se cuestiona durante la relación: ¿Estaré con la persona correcta? ¿Y si mi novio o novia no es mi pareja ideal? ¿Y si estoy equivocada en estar con quien estoy ahora? La respuesta a todas estas cuestiones es SI. Sí estás en la relación correcta, con la persona correcta, en el tiempo correcto, en la hora correcta. ¿Por qué?

Porque atraemos lo que somos, no lo que seremos. Click To Tweet

A veces la pareja te muestra otras facetas de ti que no has integrado o aceptado, pero que en realidad tienes. 

Photography: Phil Chester

Ejemplo: “Mi pareja es demasiado extrovertido, amiguero, sociable, le encanta hablar en público y es muy seguro de sí mismo.” Y yo, por el contrario, soy más tímida, más reservada, no tengo muchos amigos, me trabo al hablar en público, etc. ¿Parecemos una pareja dispareja no? Pues la verdad es que no. Ambas cualidades son 2 caras de una misma moneda. Quizás ahora yo estoy con él para aprender a ser más sociable y extrovertida. Quizás él ahora está conmigo para aprender a ser más introspectivo, reflexivo y a aprender que estar en soledad no es malo, sino muy nutritivo.

Estar todo el tiempo rodeado gente no significa precisamente que te estés nutriendo de estas relaciones, a veces lo haces nada mas para evitarte a ti mismo. Estar todo el tiempo sola, y aislada, tampoco es muy sano, ya que te pierdes de lo rico que puede ser compartir. El punto es estar en el centro de ambos lados. Encontrar el equilibrio.

6. Gratitud

Fuera de culpas, reclamos, y rencores, gracias a la relación que experimentaste, hoy eres una persona más madura y con un mayor conocimiento de ti mismo/a.

Bueno, espero que les haya gustado lo que compartí con ustedes hablando desde mi experiencia y lo que he observado, no es receta mágica, y cada quien tiene su propia experiencia y propio aprendizaje. ¿Ustedes que piensan? ¿Me comparten que aprendieron de su ultima relación? Espero sus comentarios.

Con amor, Evelyn.

 

 

Comparte un comentario mágico aquí: